Al ser el casco la pieza más importante del equipamiento de un motorista, en la elección nos tenemos que centrar en varioas aspectos clave: seguridad, comodidad y sonoridad dentro de su interior.

Aunque quizás económicamente se pase del presupuesto que teníamos pensado, tenemos que tener en mente que este elemento reduce al 50% los accidentes mortales de moto.

Vamos a ver cómo elegirlo correctamente y repasar los tipos de cascos que existen en datos generales existen:

  • Abiertos
  • Modulares
  • Integrales

Imprescindible antes de comprar cualquiera de estos tres cascos tenemos que fijarnos que lleven la etiqueta de homologación ECE que nos garantizará que cumplen los mínimos exigidos en Europa.

Cascos abiertos: Estos son los cascos que menos protección ofrecen al conductor y que normalmente se recomiendan únicamente para conducir por ciudad y a una velocidad no muy elevada.

Cascos modulares: Estos cascos tienen la mentonera abatible y son lo que están entre el abierto y el integral, por eso su nivel de seguridad es aceptable. Se puede conducir con ellos en cualquier tipo de situación pero nunca con la mentonera subida.

Cascos Integrales: Por último, están los cascos integrales que son los más seguros y los que protegen toda nuestra cabeza con un nivel de seguridad alta.

Tallas de casco

Una de las dudas que tenemos cuando vamos a comprarlo es la talla que tenemos. Para ello lo primero que debemos hacer es probarnos el casco y que nos quede bien. Es importante  medirnos el perímetro de la cabeza. Si al principio nos aprieta un poco es normal, pero no en exceso, ya que eso significa que nos queda pequeño. Y si nos entran los dedos en la parte delantera o en la trasera es que nos queda grande.

Las tallas van en función del contorno de tu cabeza:

  • 52 a 53 cm tienes una talla 53 (XXS)
  • 53-54 (talla 54, XS)
  • 55-56 (talla 56, S)
  • 57-58 (talla 58, M)
  • 59-60 (talla 60, L)
  • 61-62 (talla 62, XL)
  • 63-64 (talla 64 XXL)

¿Y para protegerme del sol?

Muchos nos hacemos la pregunta de si es mejor usar las gafas de sol o pantalla oscura. Cuanto menos elementos tengamos o metamos dentro del casco, mayor seguridad tendremos, por eso, siempre es mejor una pantalla oscura que meternos nuestras gafas de sol en el interior. También existen cascos con visera solar retráctil, muy prácticos.

Pero, no debemos olvidar que usar la pantalla oscura cuando conducimos de noche o cuando hay poca visibilidad no es lo recomendable. Sin embargo, para el día a día la verdad que es más cómodo y más si conducimos en condiciones de luz cambiantes.

Limpieza del casco

El casco también necesita limpieza. Sobre todo la pantalla, ya que es la parte más expuesta y por la que vamos a ver. Pero el interior también necesita su higiene adecuada y con el simple jabón de manos se puede limpiar desmontando su interior.

Para concluir, debemos tener en mente que los cascos también caducan.  Normalmente suelen durar 5 años, y a partir de ahí ya hay que empezar a pensar en cambiar.