1. Sé prudente

Los vehículos de dos ruedas son los más débiles de la vía, en cualquier pequeño incidente el conductor se lleva la peor parte.

2. Usa siempre el casco

Homologado, de tu talla, bien abrochado y no lleves a ningún pasajero sin él.

3. Emplea la vestimenta adecuada

En caso de sufrir un accidente puede reducir el riesgo de las lesiones.

4. Hazte ver

Usa ropa de colores claros, chaleco reflectante, ten las luces en buenas condiciones y evita los ángulos muertos de otros vehículos.

5. Aplica una conducción preventiva

Anticípate a los movimientos de los demás usuarios de la vía para aumentar tu seguridad.

6. Adáptate al entorno

El estado de la vía, la densidad del tráfico y la climatología pueden alterar la conducción.

7. En carretera, ten especial cuidado con el trazado de las curvas

Especialmente, en las vías convencionales con poco tráfico. Nunca invadas el carril contrario.

8. Atención a los movimientos de los demás

En áreas urbanas, presta especial atención a los movimientos de los demás vehículos con especial cuidado en los cruces.

9. Fórmate

Llevar a cabo una formación adicional de perfeccionamiento contribuye a reducir el riesgo de accidentalidad.

10. Tu moto en un estado apto

Mantén tu moto en un estado apto para la circulación que garantice sus capacidades técnicas.