Salir en grupo es lo más habitual entre los motoristas. Es importante que conozcas cómo hacerlo correctamente para evitar riesgos.

Lo imprescindible para poder realizar una salida con seguridad es que nuestra moto esté bien revisada. Estado y presión de los neumáticos, niveles, frenos etc… con la moto bien puesta a punto podremos emprender nuestra ruta centrándonos en lo más importante: disfrutar de ella.

Antes de empezar la ruta es esencial que todos los motoristas conozcan el trayecto, y  por eso hay que informar y preparar al grupo. Suele ser aconsejable que el mismo día se llegue 30 minutos antes para recibir mapas o saber las paradas que se realizarán durante todo el trayecto. No debemos olvidar que dentro del grupo hay unas normas que todos deberemos seguir y antes de salir se elegirá el líder y el último de la fila, para que controlen el ritmo durante todo el viaje.

Este líder siempre deberá ser un motorista con experiencia que conozca a la  bien la ruta,  que lleve un ritmo adecuado para el resto de integrantes, que no ponga en peligro en ningún momento al grupo. También es interesante pactar una serie de signos que nos ayudarán a comunicarnos en caso de parar o indicar una alerta.

En cuanto al último debería ser el conductor con más experiencia de todos, siendo paciente cuando se encuentre con pilotos más lentos y, otras veces, siendo más rápido para recuperar el terreno perdido con seguridad. Sin olvidarnos que es muy importante que pueda mantenerse en contacto con el líder del grupo para poder avisarse entre ellos de cualquier incidencia.

Entre estos dos se encontrarán el resto de los motoristas que deberán mantener un orden y preferiblemente sin adelantamientos y evitando los piques innecesarios. Así podrán también tener más visibilidad de lo que está sucediendo y tener más seguridad, sabiendo siempre las responsabilidades que tiene cada uno, familiarizándose con los límites de sus propias habilidades y capacidades de su moto.

El líder se colocará en el lado derecho de la vía y el segundo en el izquierdo, siguiendo todo el resto del grupo este patrón, lo que ayudará a controlar a nuestros compañeros por el retrovisor.

Si somos de los que estamos entre medias y queremos adelantar, sería recomendable hacerlo en zonas permitidas donde la visibilidad sea completa, y en caso de tener oportunidad avisando al de delante para no asustarle.

Pero si de lo contrario, somos a los que nos quieren adelantar, debemos facilitar el adelantamiento y no tener cambios bruscos de velocidad para no acabar teniendo una caída.

Las rectas son aprovechadas para mantener el grupo unido y estar todos más controlados, pero en los tramos de curvas que es donde el grupo tiene que separarse, circulando a un ritmo normal para después poder volver a reunirse todos otra vez más fácilmente.

Un dato relevante del que no nos debemos olvidar es el repostaje. En importante que el motorista llegue a la ruta con el depósito lleno e intentar repostar después con todo el grupo para evitar dispersarnos. Si tomamos como referencia la moto con menos autonomía será más fácil programar las paradas.