Como lo hemos podido comprobar, tener una conducción segura con lluvia es tarea complicada, y por eso debemos hacer caso a los consejos para así poder disfrutar de nuestra moto también en los días lluviosos.

Lo primero es tener una conducción suave y de forma más prudente. Tenemos que tener en cuenta que ir a una velocidad muy rápida puede acabar en frenazos y reacciones bruscas. Estas reacciones con lluvia pueden conllevar a un susto y acabar teniendo un accidente. Tampoco debemos realizar fuertes aceleraciones, ya que corremos el riesgo de perder adherencia de la rueda trasera y finalizar en una caída.

Por eso es preferible llevar una velocidad prudente y mantenerla durante todo el trayecto que hagamos sin realizar muchos cambios de velocidad y guardando siempre mayor distancia de seguridad que los días que no llueve.

Una de las cosas que debemos evitar siempre que llueve es acelerar o frenar bruscamente sobre las superficies pintadas (marcas viales) o alcantarillas. Estas superficies son las más deslizantes y las que más caídas provocan. En caso de ser inevitables, hay que mantener la moto lo más recta posible y no tocar el freno delantero en exceso.

Cuando la lluvia ha sido abundante, se crean balsas de agua que también suponen un riesgo potencial para la motocicleta, y por ello debemos acentuar la atención y conducir con moderación.

Para evitar estos riesgos potenciales de la vía pública, también tenemos que tener en cuenta el correcto mantenimiento y estado de los componentes de nuestra moto. De no estar en un  buen estado, los consejos anteriores no tendrán ninguna utilidad práctica.

Los neumáticos y las luces son los componentes más importantes de nuestra seguridad pasiva que debemos tener al día y en buen estado.

Los neumáticos deben estar con más de 2 mm de dibujo y  la presión debe estar en los valores altos recomendados para los días de lluvia. Las luces es otro elemento de seguridad pasiva fundamental, deben estar en correcto estado y es recomendable llevar lámparas de repuesto en la moto.

Otro aspecto importante es el equipamiento del motorista. Lo más importante es la impermeabilidad de la ropa a utilizar, junto con protecciones homologadas, guantes de caña larga y botas con protecciones. Las extremidades son las partes que más sufren en caso de accidente. En caso de no disponer de ropa de cordura o impermeable, siempre es aconsejable vestir un traje de agua por encima.

El equipamiento de cuero no es aconsejable frente a días lluviosos, ya que absorbe el agua, no impermeabiliza, y tiende a estropearse.

Por último, el casco es otra de las cosas importantes para los días de lluvia y recomendamos que sea integral para que entre la menor cantidad de agua posible. Otro aspecto importante, con la lluvia la visera tiende a empañarse, por eso es importante disponer de un casco con pinlock (pantalla anti-vaho), ya que si no nos vemos obligados a ir levantando la visera cada pocos minutos, con el riesgo que ello conlleva.

Si sigues estos consejos, podrás reducir los riesgos de accidente y circular de manera más segura y cómoda en los días de lluvia.