Todo el mundo sabe que aprender consejos de conducción y seguridad vial nunca está de más. Por eso independientemente de tu experiencia a los mandos de una moto acudir a los cursos de seguridad vial siempre supone un aprendizaje muy útil para ti día a día.

Aunque los accidentes mortales se hayan disminuido en las últimas décadas, sabemos que es un compromiso muy importante por parte de todos seguir bajando estas cifras. Un dato significativo es que cuando se trata de los vehículos de dos ruedas el número de heridos graves es caso de accidente es muy elevado: 75%, respecto al 12% de los coches.

 

¿Qué se aprende?

En estos cursos se pretende enseñar de todo y para ello se alternan clases teórica y prácticas.

En cuanto a los teóricos, se analizan una gran variedad de temas como:

  • Detalles de dónde pararse en los semáforos o los carriles.
  • El equipamiento apropiado para el motorista.
  • Cómo accionar los frenos para que la frenada sea más estable y eficaz.
  • Los principales peligros de la calzada y puntos más conflictivos de la circulación.
  • Postura sobre la moto
  • Como anticiparse a los movimientos del tráfico
  • Ajustes básicos de la moto

 

En cuanto a la parte práctica, se ponen en práctica algunos de los trucos que se explican primeramente en la teoría como pueden ser;

  • La posición correcta que se debe llevar en la moto.
  • Como debemos repartir el peso.
  • La colocación de los mandos.
  • Frenada con y sin ABS
  • Cómo cambia la moto al ir con pasajero
  • Esquivas de conos

 

Pero antes de ponerse con todo lo contado, primero se agrupa por niveles a los participantes y a partir de ahí adaptan los cursos, ya que como hemos mencionado anteriormente hay gente con diferentes niveles y para aprender es muy importante que cada uno esté en el nivel adecuado.