La Dirección General de Tráfico lo tiene claro y nos da 10 razones para hacer un curso de conducción segura en moto.

  1. Porque para un motorista la línea que separa un susto de un accidente fatal es muy delgada.
  2. Para divertirme y disfrutar de una conducción segura y placentera.
  3. Para ser capaz de anticiparme a las maniobras de otros conductores que pueden provocarme un accidente.
  4. Para aprender a mirar… y a no mirar los obstáculos.
  5. Para evitar las situaciones en que se producen el 80% de los accidentes.
  6. Para mejorar mi equilibrio a través de mi posición de conducción y de dosificar adecuadamente el gas.
  7. Para evitar los ángulos muertos y no volver nunca a oír ese maldito comentario de “no vi la moto”
  8. Para aprender a frenar en firmes deslizantes, en situaciones de emergencias y en medio de una curva.
  9. Para aprender a negociar curvas, cruces y glorietas.
  10. Para compartir durante el curso experiencias con otros motoristas.