N-110, SEGOVIA Y ÁVILA

Imagen de un motor en ruta

N-110, SEGOVIA Y ÁVILA

GUSTAVO CUERVO

Hay carreteras en España que por sí solas justifican recorrerlas en toda su longitud y que serían en otros países considerados como verdaderas joyas turísticas. Este es el caso de la N-110 que surca el sur de Castilla y León empezando en Soria, pasando por Segovia y Ávila y que finaliza en Plasencia, Cáceres. Es tal la cantidad de alicientes naturales y monumentales que enlaza esta carretera que serían necesarios varios días para recorrerla a nada que te detengas en los lugares más destacados y tomes ligeros desvíos para conocer las maravillas que quedan a poca distancia de su trazado.

En esta ocasión vamos a hablar solamente de su paso por la provincia de Segovia hasta la capital de Ávila. Son solo 158 km desde Ayllón, en el Este de la provincia segoviana hasta la capital de las murallas, pero hay tantos lugares donde parar y disfrutar, que llenarán sobradamente una jornada completa incluso un fin de semana.

 

El acueducto de Segovia

El acueducto de Segovia

 

Comenzamos la ruta

Empecemos en Ayllón, que nos deleita con una arquitectura urbana medieval que le hizo merecedora de ser catalogada entre los pueblos más bonitos de España en 2013. Enclavada entre bellos espacios naturales como la sierra de Ayllón, el parque natural de la Tejera Negra, el hayedo de Montejo, las hoces del río Riaza y el parque natural de las hoces del río Duratón, así como el parque natural del Cañón del Río Lobos, te retendrán durante muchas horas.

Pequeñas carreteras llevan a descubrir estos parajes partiendo de una villa de origen celtíbero que escribió notables capítulos de la historia con romanos, musulmanes y repobladores cristianos. La historia de España y Portugal, especialmente entre finales del siglo XIV y principios del siglo XV, se escribió con diferentes acuerdos en esta villa que también fue una de las sedes de la importante trashumancia medieval.

 

Ruta por Ávila

Ruta por Ávila

 

En marcha por la N-110 hacia el Oeste, en unos pocos kilómetros se alcanza Riaza. Su magnífica plaza Mayor, perfilada por soportales donde se celebran las corridas de toros y las fiestas patronales de Nuestra Señora del Manto y de Hontanares, es lugar idóneo para degustar la potente gastronomía castellana. Otros monumentos destacados de esta villa medieval son las ermitas de San Juan, San Roque, Virgen de Hontanares y Nuestra Señora del Manto.

Continúa la ruta por la N-110 rumbo oeste, pero si quieres tomar algunas curvas y tener buenas panorámicas de altura, no hay nada como subir hasta el puerto de la Quesera o también a las pistas de esquí de la Pinilla y regresar a la 110 en Cerezo de Arriba. Sigue la ruta para cruzar la autovía A-1, que utilizamos obligatoriamente durante unos pocos kilómetros, entre Cerezo de Abajo y Santo Tomé del Puerto, para volver a retomar la N-110 en busca de Segovia.

 

Ruta por Segovia

Ruta por Segovia

 

El sistema central con sus cumbres perfila el horizonte hacia el sur, en tanto que al norte se extienden los más tradicionales paisajes llanos de Castilla. Pinares, llanuras, algunas barranqueras y pueblos tradicionales se van enlazando hasta alcanzar Torrecaballeros. Especial atención en las travesías de las poblaciones y hacerlo siempre a baja velocidad por dos motivos: a veces hay controles de radar y en todo caso siempre es una delicia admirar las estructuras urbanas de estos pueblos de tranquila vida rural.

Es Torrecaballeros uno de los lugares más afamados y populares donde degustar la potente cocina castellana. Varios restaurantes de acreditada fama atraen todos los fines de semana a los madrileños que apenas deben superar el puerto de Navacerrada y pasar por la Granja de San Ildefonso para deleitarse ante mesas saturadas de excelentes viandas. En nuestra ruta el desvío hasta la Granja de San Ildefonso, debe ser obligatorio para conocer uno de los palacios de recreo más bellos de los monarcas españoles.

 

La Granja San Ildefonso

La Granja San Ildefonso

 

En verano, en el día del patrón se abren sucesivamente las fuentes monumentales para delicia de los visitantes. Los fastuosos jardines de la Granja están catalogados entre los más espectaculares de España y recorrerlos en cualquiera de las estaciones, primavera, verano invierno y otoño te regalará con excelentes imágenes.

La Granja también es buen lugar para el descanso con su magnífico Parador de Turismo y todo muy cerca de Segovia y otras dos referencias singulares que suelen aparecer en las mesas de toda España. Ambas son originadas por las excelentes aguas de este rincón segoviano. El río Eresma alimenta las destilerías DYC donde se produce su whisky de doble destilación y agua de Bezoya de su afluente el manantial de Trescasas.

 

Ruta por Ávila

Ruta por Ávila

 

Seguimos en ruta

Segovia tiene en el acueducto su monumento más característico y destacado, pero no el único. No puede faltar en la visita turística la Plaza Mayor, la catedral y el Alcázar. Aun si no quieres penetrar en el enjambre de callejuelas medievales, la circular que rodea la ciudad siguiendo el Paseo de Santo Domingo de Guzmán, el mirador de la Pradera de San Marcos y la carretera del Hoyo te mostraran fantásticas vistas de la ciudad y su Alcázar, que dicen inspiró a Walt Disney para crear su imaginario castillo de fantasía.

Desde Segovia la N-110 sigue surcando el piedemonte de la sierra de Guadarrama y las llanuras castellanas hasta alcanzar en Villacastín la autopista A-6, que se atraviesa muy cerca de la grandiosa iglesia de San Sebastián, de tamaño catedralicio. Siguen rectas más que curvas por esta histórica ruta, con lo que un desvío para ascender al puerto de la Cruz de Hierro y sus magníficas panorámicas es de agradecer por cualquier amante de las curvas.

 

El Alcázar de Segovia

El Alcázar de Segovia

 

Por último, la N-110 a la diagonal AV 500, si pasaste por la Cruz de Hierro llevan directo a la ciudad amurallada. Los múltiples atractivos de esta capital provincial, la situada a más altitud de España, te vuelven a enredar con monumentos, historias, gastronomía y leyendas, pero lo que no debe faltar en ningún caso es la vista panorámica desde el mirador de Humilladero de los Cuatro Postes, a muy poca distancia de la salida de la N-110 hacia Plasencia.

Al final habrás comprobado cómo este tramo de una carreta nacional hispana, la sencilla N-110, puede y debe ser considerada entre las rutas artístico-culturales y monumentales más acreditadas de la península ibérica. Aunque en esta ocasión solo tratamos su tramo central en los dos extremos, por el este en la provincia de Soria y por el oeste en el valle de Amblés abulense y las sierras de Cáceres, aún tiene mucho más que ofrecer. Magnífica ruta Turística, la N-110 es merecedora de total admiración y regala excelentes alicientes para cualquier moto turista.

 

Ruta Segovia - Ávila

Ruta Segovia – Ávila